Oficina virtual de información turística

Palacios de la Sierra

Burgos

Municipios
  • Palacios de la Sierra
  • Iglesia de Palacios de la Sierra
  • Necrópolis Palacios de la Sierra
Como llegar

Palacios de la Sierra

En medio de una enorme masa forestal se encuentra Palacios de la Sierra. Su casco urbano, típicamente serrano y pinariego, lo fragmentan en dos barrios, el río Arlanza y el cerro de El Castillo. Subsisten algunas chimeneas cónicas y nobles casonas con escudos de los siglos XVI y XVIII. También, como recuerdo de su vieja alcurnia, aún se conservan restos de castillo y rincones castizos que han sufrido el azote (o premio, según se mire), de modernidad.

Su Historia…

La historia de Palacios se remonta al Paleolítico y engarza con diversas tribus celtíberas y posteriormente con los romanos. De la existencia de pueblos prehistóricos se han encontrado muestras en la Hoya de las Culebras, en El Contadero y en El Carrascal; de la presencia romana hay caminos, puentes e incluso restos de una posible villa romana del siglo IV situados en el término conocido como Los Paredones, junto al puente romano de Riquejos que cruza el río abejón y un poco antes de su desembocadura con el Arlanza.

Palacios, como tantos otros pueblos de la Repoblación, se afianzó históricamente en el siglo X, cuando el Conde García Fernández le otorgó el año 964 el Fuero de Salas, en el que también está incluida la villa de Palacios de la Sierra. Dependió del Obispado de Osma, fue lugar solariego, señorío de los Condestables de Castilla y perteneció a la familia de los Velasco. Tuvo un castillo que aportó prestigio. Y también la Real Cabaña de Carreteros (ss. XV al XIX) tuvo excepcional importancia en su economía y en su historia. A mediados del siglo XVIII, Palacios contaba con unos 200 vecinos, de ellos 121 eran propietarios de 363 carretas y de 1089 bueyes.

 

No dejes de visitar